Almolonga, una cosecha milagrosa

El pueblo de Almolonga, en Guatemala, es famoso por sus enormes hortalizas. Los comerciantes viajan desde muy lejos para comprarlas en el mercado del lugar y los científicos llevan años tratando de encontrar una explicación.

El evangelio llegó a este lugar hace varias décadas y las vidas de los pobladores de Almolonga comenzaron a cambiar. Al mismo tiempo, las cosechas aumentaron. En Almolonga,  las cuatro cárceles están cerradas por falta de presos y se ha convertido en una comunidad que ha causado curiosidad ante científicos del mundo que han llegado a investigar por qué en Almolonga se producen cuatro cosechas al año y las frutas y los vegetales son gigantes.
Almolonga cuenta con 18,000 habitantes, pero hace 25 años la pobreza, enfermedad e idolatría dominaban la ciudad. La iglesia era muy pequeña y débil, la tierra no se utilizaba para cultivo y la ciudad se caracterizaba por poseer un alto número de habitantes alcohólicos.

¿Qué pasó en Almolonga? Lo único que hay diferente en esta población guatemalteca es que su gente comenzó a convertirse al evangelio desde 1974, cuando una serie de milagros y manifestaciones ocurrieron, comenzando con el pastor Genaro Riscajche, quien recibió sanidad de cirrosis y una joven, con más de tres horas de muerta, que fue resucitada por el poder de Dios. Todo fue como una locura en el pueblo hasta llegar a la increíble cifra de un 98% de sus habitantes convertidos al evangelio.

 

Paralelamente se fue experimentando un cambio drástico en la producción de las tierras del lugar. 

Una cosecha milagrosa

Una cosecha milagrosa

Las legumbres en el mercado de Almolonga, son completamente diferentes a las que usted o yo compramos en el supermercado.

No solo por el tamaño de los pepinos, las zanahorias, las cebollas y las remolachas; por si fuera poco, Almolonga produce cuatro cosechas al año.

Por eso las verduras y legumbres son la columna vertebral de la Economía de Almolonga y las negociaciones intensas son cosa de todos los días en este lugar.

Es inimaginable la cantidad de cambios a nivel personal, como de producción y de negocios que ha experimentado el lugar.

Podemos concluir entonces,  que necesitamos sumergirnos en el conocimiento del cristianismo como tal y no etiquetarlo con una religión en particular, ya que luego de leer estas líneas, nos convencemos que es la fé en Jesucristo la que logra provocar una “cosecha milagrosa” no solamente en los productos de las tierras, sino sobre todo, en la vida de cada individuo en particular, misma que redunda en su estabilidad en general, la cual ha sido experimentada como citamos por el 98% de habitantes en la ciudad de Almolonga, y mas del 52% en el territorio de Guatemala, lo que puede ocurrir también alrededor del mundo.

Un comentario

18 08 2008
maryuri nuñez

bendiciones realmente el poder de Dios es grande y esa es la explicacion de lo q pasa en Almolonga me gustaria conocer ese lugar soy de Honduras de la iglesia Ministrerio Internacional Hebreos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: